INSTITUTO ESTATAL DEL TRANSPORTE, “LA CAJITA DE PANDORA”

SAN FRANCISCO, CAMP. 02 DE ABR.- Tanto el dirigente de la Confederación de Trabajadores de México, (CTM) en Campeche, Wilgen Hernández Cherrez, y tanto su homólogo en la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP), Freddy Martínez Quijano, no deben ser los primeros en demostrar transparencia en eso de la corrupción en el IET, dado que de la noche a la mañana son empresarios de servicios turísticos de transporte y con concesiones directos del cuarto piso.

Los nuevos ricos del sistema, deben hablar de cómo obtuvieron estos negocios y si se trata de hablar, que declare las cosas chuecas el ex funcionario del ramo, Candelario Salomón Cruz, y se demuestre eso de la transparencia, pero que sea los funcionarios muy claros sobre quienes están inmersos en la simebras y cosecha económica del transporte, donde hay políticos, empresarios y amigos cómodos del gobernador Alejandro Moreno Cárdenas.

Juan José Castillo Zarate, tiene que hablar y tiene que promover una investigación y debe reconocer que la ley del Transporte es obsoleta y tiene vicios y fallas y donde n los concesionarios son patrones, es decir el 85 por ciento de los taxistas y camioneros son martillos o empleados y sus jefes devengan hasta tres concesiones.

Y dicha investigación llegaría a los notarios, que pondrían en peligro su FIAT, por prestarse a negocios sucios, para amparar estas concesiones y tranzas legaloides del gobierno.

FUENTE: Franklin Pino