Agentes de la Fiscalía General de l República (FGR) detuvieron este miércoles al exgobernador de Puebla, Mario Marín, quien era buscado por el presunto delito de tortura contra la periodista Lydia Cacho.

La detención del llamado «Gober Precioso» se produjo en un domicilio en Acapulco, Guerrero, aunque era buscado desde hace dos años por acusaciones de haber ordenado la detención ilegal y tortura de la periodista en 2005. Sin embargo, fue trasladado al Centro de Readaptación Social en Cancún.

El caso se inició en 2005, cuando la periodista publicó el libro «Los demonios del edén», en el que denunciaba la existencia de una red de explotación sexual infantil con la que supuestamente estaban vinculados los empresarios Jean Succar Kuri y Kamel Nacif.

En diciembre de ese año, Cacho fue detenida en Cancún por agentes de la Fiscalía de Puebla bajo acusaciones de difamación y calumnia y durante su traslado por tierra fue sometida a torturas.

«Fueron veinte horas de tortura en un viaje de 1.500 kilómetros en cinco estados de la República mexicana durante toda la noche y un día completos, rodeada con cinco judiciales armados, que me ponían el arma en la cabeza, proferían amenazas de muerte constantes, control de alimentos, en síntesis, tortura psicológica», señaló.

Hoy, «El Gobierno de Puebla reconoce a la Fiscalía General de la República su labor de inteligencia para lograr la detención de Mario Marín Torres, esperando que la justicia se aplique con rigor», según escribió en su cuenta de Twitter el actual gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, al confirmar la detención.

error: Content is protected !!